Los cruceristas que llegan a Cádiz tienen prohibido entrar en tiendas y bares para evitar contagios

Los cruceristas que llegan a Cádiz tienen prohibido entrar en tiendas y bares para evitar contagios