Turistas ponen a prueba su vértigo en el puente colgante más largo del mundo en Portugal