Los vecinos de Bulnes, aislados como a principios del siglo XX por la reparación del funicular