Un actor americano estafa 200 millones de dólares haciéndose pasar por Netflix y HBO

Zach Avery, en una de sus películas