Una asociación de síndrome de Down de Navarra sorprende a Lucas, un niño que se trata de un cáncer