Cuando el cambio de hora es un incordio, sobre todo si tienes 365 relojes en un piso de 20 metros cuadrados