Los camellos del zoo de Londres pasan por la peluquería para combatir el calor