Un cliente se sumerge 24 horas en una papilla gigante para protestar por el cierre de su restaurante favorito