Construyen en Dinamarca el castillo de arena más alto del mundo, inspirado en el coronavirus