Un consultor británico teletrabaja colgado de un acantilado