Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Un 'coronabulo' se propaga en Italia y amenaza con llegar al Parlamento: los científicos lo explican

  • Se viraliza un vídeo de 2015 en la RAI, que habla de un coronavirus creado en un laboratorio chino

  • El reportaje y el experimento del que habla son reales, pero los expertos niegan rotundamente que fuera el COVID-19

  • Pese a las numerosas pruebas de que es 'fake news', el ex ministro Matteo Salvini pide explicaciones al Gobierno

El intercambio de vídeos relativos al coronavirus -actuales, antiguos, verdaderos, falsos...- no cesa en la red y está cada vez más globalizado. Dentro del aluvión que todos recibimos diariamente en WhatsApp, quizá les haya llegado uno viral desde Italia, del programa TRG Leonardo de la Rai (2015),TRG Leonardo en el que se habla de un coronavirus creado entonces en un laboratorio de China a partir de murciélagos y ratones.

El fragmento es verdadero. Se emitió hace cinco años en el prestigioso magacín científico de la televisión pública italiana. Pero el contenido del mismo no guarda relación con el actual COVID-19. Lo único que tienen en común es su capacidad de propagación por los móviles italianos, llegando incluso al del ex ministro Matteo Salvini y otros líderes de partidos conservadores italianos, que piden explicaciones públicas al Gobierno.

Los principales periódicos del país se hacen eco de la polémica, todos ellos con declaraciones de expertos científicos que desmienten categóricamente la teoría conspiranoica de que la pandemia actual tenga su origen en ese experimento.

¿Qué dice el vídeo?

El vídeo se emitió en noviembre de 2015 en TGR Leonardo,TGR Leonardo programa de divulgación científica de Rai 3. En el reportaje, firmado por Maurizio Menicucci, se afirmó que los científicos chinos habían creado un "supervirus pulmonar de murciélagos y ratones" para "fines de estudio". "Un grupo de investigadores chinos", dice la voz en off, "injertó una proteína de superficie tomada de murciélagos en un virus que causa Sars derivado de ratones", creando "un supervirus que podría afectar a los humanos".

Los amantes de las teorías conspiranoicas interpretan el vídeo como una prueba de que el Sars-CoV-2 (el coronavirus actual) fue creado en el laboratorio y después escapó al control de los científicos chinos. Según esta hipótesis, los investigadores de Wuhan lo habrían concebido como un arma bioterrorista, pero luego lo habrían dejado escapar, dando lugar a la pandemia actual.

Los científicos lo niegan: "El origen del COVID-19 es natural"

Sin embargo, la comunidad científica ha negado con rotundidad que el coronavirus actual se haya creado en el laboratorio: están convencidos de que el origen es natural.

“No hay evidencia de que este fue el mecanismo por el cual se generó el Sars Cov 2. Todos los grupos internacionales comparten la secuencia de cepas aisladas del nuevo coronavirus y ese escenario nunca ha sido hipotetizado”, afirma "Franco Locatelli, presidente del Consejo Superior de Salud, y miembro del comité técnico científico que apoya la Protección Civil y el gobierno italiano, en declaraciones al Corriere Della Sera.

A este desmentido se suma Giuseppe Ippolito, director científico del hospital Lazzaro Spallanzani, centro de referencia en la lucha contra el virus: “Siempre es la misma historia muy imaginativa que de vez en cuando nos obliga a negar. Un grupo de investigadores británicos también tuvo que intervenir recientemente para defender el argumento del gobierno”.

"La última tontería es la derivación del coronavirus de un experimento de laboratorio. No te preocupes, lamentablemente, es 100% natural”, escribe el virólogo Roberto Burioni en Twitter.

El vídeo ya generó polémica en su día

Lo cierto es que el contenido del vídeo impresiona, y más viniendo de una prestigiosa cadena como la RAI. Pero no ha pillado por sorpresa a los expertos. Según explica Mario Frabrizio Pregliasco, virólogo de la Universidad de Milán, “la publicación de este experimento en la revista Nature Medicine ya generó controversia en su día dentro de la comunidad científica, por las oportunidades y riesgos que planteaba”. Pero eso no quita para que tengan claro que no guarda relación con la propagación del coronavirus actual, "que tuvo un origen natural".

El propio director de la RAI, Alessandro Casarin, confirmó que el reportaje del 16 de noviembre de 2015 se hizo “a partir de la publicación de Nature", pero que "hace solo unos días la revista aclaró que el virus mencionado en el vídeo, creado en el laboratorio, no tiene nada que ver con el virus natural actual Covid-19”.

"El genoma de ese microorganismo no es el mismo que Covid-19". "Un virus natural y uno creado en el laboratorio son perfectamente distinguibles", niega también Fausto Baldanti, virólogo de la Universidad de Pavía y del Policlínico San Matteo, al diario La Reppublica.

El estudio que confirma cómo surgió el coronavirus

Nature publicó hace unos días un estudio de las secuencias genéticas del Sars-CoV-2 que demuestra sin lugar a dudas que el virus tiene un origen natural y zoonótico (de animales y, en particular, de murciélagos y pangolines), por lo que “la historia del virus creado" en el laboratorio se confirma como un engaño colosal”. “Tenga cuidado, por lo tanto, de no hacer conexiones con historias de espías; que los científicos sean los últimos en decirlo ", dijo una periodista del programa TGR Leonardo al medio Adnkronos.

La polémica amenaza con llegar al Parlamento

Todos estos desmentidos no han impedido que el tema salte a la esfera política. El ex vicepresidente y ministro de Interior italiano Matteo Salvini le ha dado crédito y anuncia una pregunta parlamentaria. "¡¡Increíble!! De TGR Leonardo (Rai 3) del informe del 16.11.2015 sobre un supervirus pulmonar Coronavirus creado por los chinos con murciélagos y ratones, extremadamente peligroso para los humanos (con preocupaciones relacionadas). Pregunta urgente de Liga al Primer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores ", escribió en Facebook y Twitter.

La pregunta parlamentaria también fue formulada por el partido Hermanos de Italia. Y Lucio Malan, subdirector adjunto de los senadores de Forza Italia, también se hace eco: "Rai Tre habló del experimento, calificándolo de inquietante y peligroso para los humanos. Una proteína de murciélago insertada en el virus Sars de ratón ".

El ministro de Relaciones Exteriores, Luigi Di Maio, acusó al líder de la Liga Salvini de sembrar el pánico de forma maliciosa e irresponsable: "Mientras el estado cuenta los muertos y hace todo lo posible para ayudar a los médicos, otros parecen disfrutar por encontrar noticias que puedan desencadenar el pánico, para alimentar la ira, el miedo y el desconcierto. No le importa el país. Les conviene aterrorizar”.

Pero, ¿por qué se hizo ese experimento en China?

Muchos no se quedarán tranquilos y se preguntarán, ¿por qué se realizó ese experimento en 2015? "Porque para derrotar a tu enemigo tienes que conocerlo", responde Fausto Baldanti, epidemiólogo de la Universidad de Pavía y del Policlínico San Matteo.

Y pone este ejemplo para explicarlo: "En 2013, en Holanda, un grupo tomó el virus español de algunos cadáveres conservados durante un siglo en Alaska. Fue modificado, agregando fragmentos de genoma que modulaban su virulencia. El objetivo era entender por qué esa pandemia era tan mortal, para evitar que vuelva a ocurrir un evento similar".

El virólogo italiano recuerda que "ya entonces hubo muchas dudas sobre qué hacer prevalecer: el conocimiento o la seguridad. "Pero se decidió avanzar, respetando estándares de contención muy altos dentro de los laboratorios", dice Baldanti a La Reppublica. "El virus de la quimera china de 2015 es el hijo de esa decisión, y un experimento similar. El hecho de que conozcamos cada detalle de sus genes, precisamente porque el estudio fue publicado, nos asegura que no tiene semejanza con el genoma actual del coronavirus”. Fin de la discusión.