Cuatro mil patitos de goma compiten en Canterbury por ver quién es el más rápido