Dubái presume de la fuente más grande del mundo: 1.300 metros cuadrados y chorros como campos de fútbol