Los dueños de la Sirenita de Copenhague denuncian por plagio a un pueblo vecino