Una empresa colombiana exporta escarabajos como mascotas pagadas con criptomonedas