Un espectáculo de 350.000 velas celebra en un templo de Tailandia el primer discurso de Buda