Sabíamos que los 'millennials' odian hablar por teléfono, y ahora entendemos por qué