En lugar de frotis nasal, mejor gritar: la alternativa ideada por un inventor holandés a los test covid