Un gato interrumpe un partido de la liga turca y los jugadores aprovechan la pausa para 'saltarse' el Ramadán