Jeff Bezos y la tripulación de Blue Origin disfrutaron unos segundos de la ausencia de gravedad