Jugar al voleibol o tomar un café junto a la lava del volcán, el nuevo entretenimiento en el Fagradalsfjall