Kim Kardashian juega al despiste con su identidad y la de su acompañante en la Gala Met