El mítico “a la mierda” de Labordeta... ¿primer viral de la política española?