Molly, la perra labradora que salió viva de milagro tras clavarse una estaca en el pecho