Nace el 102 dálmata y su dueño no puede estar más orgulloso