Una ciudad japonesa se gasta 180.000 euros del fondo covid en erigir un calamar gigante para atraer al turismo