Nuevo método para eliminar la maleza de los parques de Nueva York: soltar cabras hambrientas