La odisea de Rosa para acceder a su casa: “Tengo que subir un muro de cuatro metros con una escalera”