Los osos panda del zoo de Washington disfrutan como niños con la primera gran nevada del año