La oveja Baarack ya respira aliviada: tras cinco años sin esquilarla ya le han quitado 35 kilos de lana de encima