Una pitón de tres metros sorprende a clientes y empleados de un supermercado de Sidney