El primer ministro de Tailandia ataca con gel hidroalcohólico a los periodistas para evitar preguntas incómodas