España se lleva el galardón de los IGNobel por clasificar bacterias de chicles pegados en las ciudades