Lo que le faltaba a 2020: la sangre de San Jenaro no se licúa en Nápoles y eso es un mal augurio