Scooby-Doo, el bebé canguro que se quedó huérfano y que busca refugio en otra bolsa