Toalla, bañador y mascarilla: el presidente de Portugal estrena temporada de playa como uno más