El británico de 99 años completa su reto benéfico: 100 vueltas al jardín y 12 millones de recaudación