Europa aprueba una bacteria aislada en las heces como alimento cardiosaludable