Análisis

Sánchez y Casado encarnan las dos posturas en el debate de la luz y la vivienda